La salud puede ser también una decisión

La salud y la enfermedad ya no deben ser vistas con la lógica que consideraba al cuerpo como una máquina, a la enfermedad como averías de la máquina, a la intervención del médico o los profesionales de la salud como los reparadores de la máquina y la salud como la ausencia de averías o enfermedades, desde el punto de vista de la Psiconeuroinmunología (PINE).

Sobre este interesante tema conversó Carla Pacheco Ávila, psicóloga, Magister en PINE, Salud Mental y Apoyo Psicosocial a Migrantes y miembro del Comité de Psicoven, durante el Jueves de Contención que realiza Asoven desde su cuenta Instagram, organizado por su equipo del Espacio de Contención.

Considerar la salud como un camino que se puede elegir representa diversas repercusiones no suficientemente exploradas, para la prevención y cuidados que están al alcance de todos.

Algunos de estos cuidados, explicó Carla, tienen mucho que ver con la manera en que asumimos las cosas, relacionados con pensamientos y creencias saludables, que podemos elegir en el marco de nuestras rutinas, ayudados por la imaginación guiada, que no es más que una conversación interna que ayuda a la visualización.

En este sentido, la meditación es una técnica de la que se ha comprobado su impacto beneficioso en el organismo, actuando incluso para evitar las inflamaciones, por ejemplo, además de ayudarnos con el estrés y el equilibrio emocional, comentó Carla, recomendando para quienes no la han practicado buscar en YouTube “meditación vipassana” para principiantes, como una buena manera de iniciar.

Otras recomendaciones para fortaleces el sistema inmunológico, a través de estas técnicas, podrían ser realizar unos minutos de risa, incluso cuando no se tengan ganas. “Se puede “engañar” al cerebro, busca en YouTube sonidos de risa y escúchalos haciendo la mímica de que ríes y también podrá tener un efecto positivo”, explicó la psicóloga.

Algo parecido sugirió con el baile, recomendando unos 5 minutos al día. Estos son sólo algunos de los ejemplos de lo que podríamos tomar como rutinas para ayudar al sistema inmune, pero advirtió que la idea es incluirlos diariamente, “agéndalo como parte de tus actividades diarias, así no se olvidan, hasta que las tengan incorporadas”.

En definitiva se trata de aumentar la capacidad inmunológica ayudándonos a entender mejor cómo se transforman las emociones en sustancias químicas, moléculas de información que influyen en el sistema inmunológico y en otros mecanismos de curación del cuerpo.

La PINE estudia y aporta un sustento científico a la relación entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema inmune y el sistema endocrino, y ha planteado el desafío de tratar la mente y el cuerpo como una unidad en la cual es posible estimular la denominada farmacología humana, para influir en el sistema inmunológico y en los mecanismos fisiológicos.

Atravesando un momento de crisis como el actual la PINE nos brinda herramientas para influir en el bienestar de nuestro cuerpo y nuestra mente, nos permite actuar de forma que estratégica para afectar positivamente y potenciar nuestro sistema inmune y nuestro eje neuroendocrino.

La PNIE nos brinda herramientas fáciles y accesibles para todos que nos permiten utilizar la mente para sanar el cuerpo y el cuerpo para sanar la mente, dándonos la oportunidad de marcar una diferencia en nuestra salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *